Liposucción cervical (reducción de papada)

Tiempo quirúrgico

1 hora

Anestesia

Local + Sedación

Hospitalización

No requiere

Recuperación

2-3 días

Resultados

15 días

La liposucción cervical es una intervención quirúrgica que sirve para eliminar parcialmente la grasa que se acumula en el cuello y la papada. Es una reducción de papada que puede realizarse de manera aislada o bien como parte de una cirugía más amplia, el lifting cervicofacial.

 

La idea con el procedimiento es redefinir la línea existente entre el cuello y el mentón, ofrecer un resultado estético positivo, para generar una mayor sensación de autoestima en el paciente. 

Es una técnica mínimamente invasiva y que ofrece resultados muy naturales. No obstante, es imprescindible realizar todo el proceso bajo un diagnóstico personalizado y con una metodología adecuada.

Formulario de contacto

Puedes contactarme a través del siguiente formulario o usando la información de contacto

FAQ

Preguntas frecuentes

La intervención es ambulatoria y no requiere ingreso hospitalario, ya que la cirugía se realiza bajo anestesia local y/o sedación según las características del paciente y el grado de complejidad.

El procedimiento consiste en realizar unas pequeñas incisiones de unos 3 mm de profundidad en la zona justo inferior al mentón, debajo del ángulo mandibular. En estas incisiones se introducen unas cánulas de aspiración milimétricas que ayudan a sustraer la grasa localizada para redefinir el contorno mandibular y cervical.

Las incisiones son muy pequeñas y se producen en zonas poco visibles. Ni siquiera es necesario suturar al finalizar, pues basta con un pequeño apósito. Tras finalizar la intervención se coloca un vendaje en la zona de las incisiones para evitar la acumulación de sangre y acelerar el proceso de recuperación.

No hay varios tipos de liposucción cervical, pero sí es cierto que la reducción de papada se puede acometer junto con un lifting de cara y cuello. En ese caso, el procedimiento quirúrgico obliga a anestesia general y a que el paciente permanezca en el hospital uno o dos días.
La reducción de papada o liposucción de cuello dura solo unos 30 minutos. Solo revierte más complicaciones cuando forma parte de una intervención más completa, como un lifting frontal. En esos casos, el tiempo en quirófano se eleva, así como la recuperación posoperatoria.
El tiempo de recuperación es mínimo y la sensación de malestar es casi nula tras la intervención. La mayoría de personas que se someten a ella pueden empezar a tener una vida más o menos normal en un plazo de 48 a 72 horas, pero en las dos primeras semanas es conveniente seguir reposo relativo, sin esfuerzos físicos intensos.

Esta cirugía ofrece un grado muy alto de satisfacción entre los pacientes. Es un procedimiento sencillo, sin apenas complicaciones y con resultados muy rápidos. En las 24 horas posteriores a la intervención es aconsejable aplicar frío local para poner fin a hematomas y el edema resultante.

Por otra parte, en la primera semana después de abandonar la clínica se recomienda un vendaje compresivo que ayuda a acelerar la cicatrización.

A finales de esa primera semana, de cinco a siete días después de la operación, se retiran los puntos y ya se puede volver a usar maquillaje. El hematoma y los restos del edema, incluso algo de tinción en la piel, son comunes, pero no peligrosos, y además son temporales.

Finalmente, hay que utilizar protección solar con pantalla total de las heridas durante mínimo el primer mes, para evitar problemas derivados de la insolación directa.

Si aparecen episodios de dolor, el cirujano recetará analgésicos.

Los resultados tras la liposucción cervical comienzan a ser visibles en las dos o tres semanas posteriores a la intervención, aunque el aspecto final no se alcanza hasta pasados unos meses. En algunos casos, incluso hay que esperar un año, aunque los cambios dejan de ser perceptibles.

Mi blog

Artículos sobre Liposucción cervical (reducción de papada)

It seems we can't find what you're looking for.
Abrir chat
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarle?