Medicina estética

La medicina estética engloba todas aquellas prácticas médico-quirúrgicas que tienen por objetivo restaurar, mantener y mejorar la estética, la salud y el bienestar. Es una rama médica especializada que se sostiene en bases científicas y técnicas, y tiene una importante demanda social.

 

Los tratamientos de medicina estética pueden ser quirúrgicos o no quirúrgicos, pero en todos ellos se promueve el uso de técnicas no invasivas o mínimamente invasivas. A su vez, el motivo para someterse a estas prácticas puede ser para corregir defectos estéticos, problemas de salud o bien por cuestiones de autoestima, para reforzar la confianza.

Tratamientos de cirugía plástica fácial

Qué puedo hacer por ti

Botox

La tóxina botulínica elimina temporalmente las arrugas tanto faciales como corporales

leer más

Rellenos de ácido hialurónico

Hidrata la piel de manera profunda, rellena las arrugas y ayuda a recuperar tanto la densidad como el volumen de nuestro rostro

leer más

Peeling

El peeling químico es un tratamiento no quirúrgico para rejuvenecer la piel de la cara

leer más

FAQ

Preguntas frecuentes

Esta rama médica promueve la medicina preventiva. Su finalidad es lograr un aspecto estético adecuado, pues esto va a revertir en mayor bienestar y mejor salud general. La medicina estética nunca utiliza técnicas de cirugía mayor ni que requieran anestesia general. Esto la diferencia de la cirugía estética, donde la mayoría de las veces es necesario un ingreso hospitalario.

En los últimos años, se ha posicionado como una tendencia muy popular para combatir las arrugas y otros signos del envejecimiento.

La mayoría de los tratamientos que se incluyen dentro de la medicina estética no son agresivos, tienen resultados prácticamente inmediatos y son de carácter ambulatorio.

Algunos de los procedimientos más populares dentro de esta práctica son el lifting facial, las inyecciones de bótox, las infiltraciones de relleno y la eliminación de vello con láser.

Sin embargo, el campo de actuación de la medicina estética es bastante amplio y se adentra también en el tratamiento de varices, la remodelación de órganos genitales, tratamientos para reconstruir la apariencia estética tras el embarazo y el posparto o intervenciones en torno al sobrepeso y la obesidad.

En cualquier caso, la finalidad de la medicina estética es ayudar a los pacientes a sentirse mejor con su físico a través de pequeñas intervenciones que requieran únicamente anestesia local.
Los tratamientos estéticos eran un tema tabú hasta hace unos años. Pocos usuarios de esta rama de la medicina confirmaban que hacían uso de sus beneficios. Sin embargo, hoy en día, su uso está muy admitido, hasta el punto de que muchas personas se preguntan cuándo es el mejor momento para someterse a estas intervenciones.

La medicina estética puede emplearse desde la juventud, siembre bajo asesoramiento profesional y acudiendo a los tratamientos adecuados. En la franja de edad de los 20 a los 30 años pueden iniciarse prácticas para devolver luminosidad a la piel o tratar problemas de acné y ojeras congénitas.

Más adelante, ya entrada la treintena, aparecen las primeras arrugas y patas de gallo y la piel se vuelve más flácida. Todos estos procesos se van acentuando con el tiempo, ya que con la madurez se aprecia falta de volumen facial y arrugas más pronunciadas.

A partir de los 50 años puede ser interesante corregir el exceso de piel en los párpados y las arrugas en la piel del cuello.

Finalmente, sobrepasados los 60 años se puede continuar con los mismos tratamientos, siempre bajo asesoramiento médico especializado, pues el objetivo es lograr un aspecto natural.
Los tratamientos de medicina estética, por su carácter ambulatorio y mínimamente invasivo, no obligan a un proceso posoperatorio muy complejo. Los pacientes pueden volver a su vida habitual a los pocos días tras la intervención.

En función del tratamiento, habrá que seguir unas indicaciones médicas u otras, pero siempre son sencillas, poco peligrosas y no impiden realizar las tareas más básicas del día a día.

Los cuidados posteriores van en la línea de facilitar la desinflamación de la zona, no hacer ejercicio intenso en los días posteriores y evitar la exposición directa al sol.

Mi blog

Artículos sobre Medicina estética

It seems we can't find what you're looking for.
Abrir chat
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarle?